Se trata de sustituir el hueso y el cartílago desgastado por unas piezas metálicas entre las cuales se coloca una pieza de un plástico especial que sustituye al cartílago dañado.

El procedimiento conlleva una serie de fases que se describen a continuación:

1 – Inclusión en Protocolo de Fast Track de Artroplastia Total de Rodilla

El Paciente es diagnosticado, valorado y propuesto por su traumatólogo para la implantación de Prótesis Total de Rodilla.

Si es incluido en el Protocolo de Alta Precoz, se le explica procedimiento y plazos para la realización de la Cirugía programada.

2 – Escuela de Prótesis del Paciente. Preparación y Educación

El traumatólogo remite al paciente a consulta de Preanestesia, donde se estudia y prepara de cara al procedimiento Anestésico-Quirúrgico de forma individualizada por el anestesiólogo así como el ajuste o sustitución de la medicación actual.

Entre 20 y 30 días antes de la cirugía el paciente pasará por la Escuela de Prótesis donde él y su familia tendrán la oportunidad de ver y entender el proceso quirúrgico y la importancia de su participación activa antes, durante y después del mismo. En este proceso estará involucrado su traumatólogo, el servicio de anestesia, el servicio de fisioterapia y el personal de enfermería de la Clínica Santa Cristina.

3 – Manejo Quirúrgico

Se procederá al Implante de la Prótesis de Rodilla con el sistema “Signature®” o el designado por su traumatólogo, bajo anestesia espinal y sedación. Este protocolo se realizará con técnica mínimamente invasiva intentando evitar drenajes y sondaje vesical, además de realizar profilaxis de sangrado.

Para el control del dolor postoperatorio el anestesista realizará técnica específica que permitirá la movilización precoz de la rodilla y la deambulación temprana. Todo ello favorecerá la pronta incorporación del paciente a su vida normal y la mejoría funcional de la rodilla.

4 – Postoperatorio y Alta Precoz

Con el dolor controlado y recuperada la fuerza tras la anestesia raquídea, se iniciará de forma precoz la movilización pasiva de la rodilla. Como aprendió el paciente en la ESCUELA DE PRÓTESIS, el fisioterapeuta iniciará la rehabilitación en las primeras 24 horas tras la intervención, contando con la actitud proactiva del paciente el cual participará activamente en los cuidados de enfermería y de su traumatólogo.

De esta forma se conseguirá el alta planificada y funcional del paciente en el 2º o 3er día del postoperatorio.